Diagnóstico caminado

Las calles, esas venas de la ciudad donde vivimos, son con demasiada frecuencia simples espacios para ir de un sitio a otro. El ritmo y velocidad que caracterizan nuestra vida cotidiana dificultan la mirada serena. Casi sin darnos cuenta, en estos barrios del centro de la ciudad todo cambia con rapidez: cuando te quieres dar cuenta, la panadería de debajo de casa se ha transformado en un Starbucks que pronto cierra para que abra un banco que poco después se transforma en una librería-cafetería. Es la máxima mutación del paisaje urbano.

Las personas que venimos participando en los grupos de trabajo del Proceso Sueca queríamos, y veíamos necesario, darnos un tiempo para mirar qué pasa en las calles y plazas del barrio. Los informes, planos y documentos que estamos analizando para obtener una radiografía del territorio no son capaces de reflejar la velocidad de estas transformaciones. ¿Hacia dónde van estos barrios y las gentes que viven en ellos?

Por eso, decidimos dedicar una jornada para realizar un análisis detallado de los locales y comercios que abren sus puertas a la calle, uno por uno, mirando qué producto o actividad ofrecen, en qué horario lo hacen, qué antigüedad tienen o en qué estado se encuentran. Respuestas que nos ayudarán a entender la ciudad en que vivimos y a diseñar unos usos para el Palacio de Sueca que tengan en cuenta estas dinámicas.

Para ello, nos convocamos en la mañana del sábado 18 de febrero en el Campo de La Cebada y nos dejamos dirigir por uno de los vecinos que participa en el grupo de trabajo sobre el Territorio: el profesor de arquitectura y urbanismo Jośe Antonio García Roldán, que había preparado con algunos de sus alumnos y alumnas este Diagnóstico Caminado.

Habían dividido el barrio de Embajadores en 31 sectores, de forma que pudiésemos recorrerlos y analizarlos con calma en un par de horas. Para cada uno de esos sectores habían preparado una ficha donde reflejar  la información sobre cada local o comercio existente.  Organizados en equipos de 2 o 3 personas, formamos 24 grupos y nos lanzamos a caminar el barrio de Embajadores. Durante aproximadamente 2 horas, inundamos, mirado con calma, las calles que lo componen. Divertida experiencia y bien gratificante, sobre todo, cuando te percatas de cosas que habían pasado desapercibidas para tí. Interesantes también la cantidad de diálogos y encuentros que se produjeron con otros vecinos y vecinas que se acercaban a preguntarnos en qué andábamos.

Hacia las 14:00 horas, todos los paseante-indagadores confluimos en el Mercado de San Fernando, donde Xaime y sus ayudantes estaban preparando un puchero bien rico para comer y reponer las energías perdidas durante la mañana.

La práctica nos aportó una información útil para el diagnóstico que estamos elaborando y nos ha permitido aprender a mirar mejor nuestro entorno.

Iremos replicándola en el resto de barrios en torno al Palacio en una próxima sesión colectiva del Diagnóstico Caminado. E iremos completando poco a poco las fichas de los sectores de Embajadores que están pendientes. Si os apetece dar un paseo por el barrio y completar alguna, poneos en contacto con nosotras para que os entreguemos los materiales y las indicaciones oportunas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s